Debido a los elementos químicos que contiene el acero inoxidable, los daños a la salud al momento de realizar una soldadura son diversos en caso de que no se cuente con el equipo necesario de seguridad industrial.

Si no hay un buen equipo de ventilación o un mal adiestramiento en su uso, o una máscara dañada que tenga que obligar al trabajador a acercarse mucho al punto de soldadura, puede sufrir desde pérdida de visión o incluso adquirir un cáncer al aspirar los químicos, por no protegerse debidamente.

Por esta razón, recomendamos algunas medidas para soldar acero inoxidable de manera segura:

  • Cabina de soldadura fija, perfectamente localizada con sistema de ventilación móvil
  • Guantes, polainas, manguitos y mandiles de cuero
  • Calzado de seguridad
  • Caretas o pantallas faciales equipadas con filtros ópticos
  • Gafas o pantallas faciales contra impactos
En conclusión no se debe soldar acero inoxidable a la ligera.