El acero inoxidable es uno de los elementos relativamente modernos que ha sido fundamental en el desarrollo de la industria de la construcción. Contiene entre otros elementos, una aleación de cromo, níquel y carbono, lo cual lo hace tener una gran resistencia a la corrosión, a la acción de ácidos, a la humedad y a gases contaminantes. Contiene como mínimo el 10,50% de Cromo y el 1,20% de Carbono en aleación.  





Existen diferentes tipos de aceros inoxidables, algunos son muy duros, otros son resistentes y sostienen esa resistencia por mucho tiempo, bajo temperaturas extremas.  



El uso industrial y en la construcción del acero inoxidable comenzó aproximadamente en los años 20, aunque las primeras aleaciones se remontan en 1820, y no fue sino a partir de 1904 cuando se descubrió que la presencia del cromo inhibía la resistencia a la corrosión.   





A principios de la primera década de 1900, Léon Guillet obtuvo acero inoxidable con el contenido de carbono muy bajo, y poco después Eduard Maurer y la sociedad Krupp desarrollaron un método para la fabricación de acero inoxidable 18/8, es decir que contiene un 18% de cromo y un 8% de níquel.





Si quieres saber más de este tema, envíanos un correo electrónico: contacto@inoxmendez.com